“Somos una unidad formada por cuerpo, mente y espíritu. El estado de bienestar se alcanza cuando logramos armonizar todos los aspectos del ser; pero ese equilibrio es inestable; con frecuencia se pierde y necesitamos restablecerlo para volver a sentirnos bien. La ciencia hace su aporte a través de la medicina tradicional, pero cada vez más personas en el mundo logran potenciar su salud y bienestar a través de terapias alternativas o complementarias.”

INTRODUCCIÓN

¿QUÉ ES PRANADIGMA?

Pranadigma es la primera y única APP que ayuda a las personas a mejorar su salud y bienestar a través de la terapia de color, de manera subliminal, sin necesidad de que el usuario haga nada (solution effortless).

La propuesta se sustenta en la sabiduría hindú, que nos ha revelado que el cuerpo humano tiene siete centros energéticos, denominados Chakras, en los que se recibe, se transforma y se distribuye nuestra energía vital.

Cada uno de los Chakras tiene un color armonizador. Del mismo modo, Pranadigma utiliza la vibración de los colores para ayudar a las personas a recuperar su equilibrio. Pranadigma se puede programar para sanar (opción heal), o bien, para potenciar alguna cualidad, rasgo o talento personal (opción boost).

MODO DE USO

Luego de descargar la aplicación, el usuario debe programar en el menú de inicio qué es lo que necesita sanar o potenciar. Cada opción elegida tiene una frecuencia de vibración de luz determinada. Esa vibración, manifestada en colores, es la que ejerce el poder de sanar o potenciar capacidades, rasgos o talentos de las personas.


La aplicación se puede descargar en el ordenador o el dispositivo móvil; no consume batería ni afecta el rendimiento del equipo. El usuario puede utilizar sus dispositivos como lo hace habitualmente, ya que Pranadigma opera por encima de todas las aplicaciones sin generar interferencias.

¿CÓMO FUNCIONA?

Actúa a través de la emisión de destellos de luz imperceptibles para el ojo humano, durante períodos de tiempo regulables (horas, días o semana) y con intensidades variables. La repetición de esas impresiones intermitentes de color (vibración) con su longitud de onda y opacidad justa, graba en la mente, a nivel inconsciente, una “huella de luz”, que provocará el efecto deseado: sanar, o potenciar.




Si hablamos de inconsciente estamos haciendo referencia a la teoría científica que revela el impacto de los mensajes subliminales en el cerebro. La misma resulta oportuna para entender cómo funciona Pranadigma. La teoría de los mensajes subliminales señala que existe un doble nivel de percepción de estímulos: una capa superficial o consciente, y otra más profunda, o inconsciente. Estos últimos son los que se emiten por debajo de los niveles de percepción normales e integran los mensajes “subliminales”.


Pranadigma emite estímulos luminosos en forma de destellos de color imperceptibles al ojo humano. Es decir, el mensaje de color sanador o potenciador no es registrado en forma consciente por el usuario de la aplicación. La ciencia ha comprobado que la exposición a estímulos visuales subliminales activa partes del cerebro. Las zonas iluminadas a partir de los estímulos son la amígdala, el hipocampo, el cíngulo anterior, la corteza insular y la corteza visual primaria.


La luz es un estímulo. Los destellos intermitentes de luz emitidos por Pranadigma son estímulos visuales. Se abre entonces una nueva pregunta. ¿Cómo llega esa información desde el exterior al cerebro? La ciencia no ha podido aún brindar una explicación exhaustiva acerca del funcionamiento del ojo físico; pero una de las respuestas es que la glándula pineal es un nexo entre el mundo exterior y el inconsciente. Se trata de una glándula fotosensible; su principal función es secretar melatonina, hormona que participa en múltiples funciones orgánicas, entre las que se destaca la regulación del sueño y la vigilia o ciclos circadianos.

INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO

PRANADIGMA SURGIÓ LUEGO DE 5 AÑOS DE ESTUDIOS A CARGO DE UN EQUIPO INTERDISCIPLINARIO interesado en confirmar una hipótesis: convertir al color en una señal diseñada para pasar por debajo de los límites normales de la percepción es la manera más efectiva de transmitir las propiedades plenas de la luz. Querían demostrar que a través de la luz, manifestada en colores, las personas pueden recibir la energía que les falta para restablecer su salud o estado de bienestar. La vibración de la luz se presenta de este modo como una terapia sanadora, que no es sustituta de la medicina tradicional, sino complementaria.

Había detrás del estudio una motivación adicional: generar una solución de alto impacto en el bienestar de la comunidad internacional de un modo masivo, y accesible. En la etapa experimental participaron 2.000 voluntarios residentes en diferentes continentes. Todos ellos se hicieron esta pregunta antes de comprobar la efectividad de la aplicación. ¿Cómo puede beneficiarme una emisión de luz de colores que ni siquiera percibo? Para responder es necesario abordar una de las principales conclusiones de la ciencia moderna: SOMOS SERES DE LUZ: ABSORBEMOS, ACUMULAMOS Y EMITIMOS LUZ.

SOMOS SERES DE LUZ

Los seres humanos estamos compuestos por átomos que tienen un 99% de vacío y 1% de materia eléctrica, que es luz. Por eso se dice que las personas somos seres electromagnéticos. La ciencia moderna demostró la naturaleza electroquímica de nuestros sistemas físico-biológicos. Somos seres electro-luminosos. Cuando somos sometidos a estrés o negatividad, perdemos luz, bajan nuestras defensas y se rompe el equilibrio, la armonía y el bienestar. En cambio, cuando nos rodeamos de personas, situaciones y ambientes positivos, el cuerpo absorbe los fotones que existen alrededor, almacenando luz en el organismo. Somos luz pura y radiante. La emitimos, la absorbemos, la almacenamos...y la podemos perder.


Pranadigma surge como una solución ante la pérdida de luz. Emite luz que es absorbida y almacenada por el organismo del usuario.


Si somos luz, somos la fuerza más potente del universo. Esta afirmación nos conduce a preguntarnos: ¿Qué es la luz? La teoría electromagnética de la luz, de James Clerk Maxwell, nos dice que la luz es una combinación de campos eléctricos y magnéticos que se desplazan por el espacio como una ola de agua. Por eso se dice que la luz solar es energía que vibra en una frecuencia determinada. Nuestro organismo es también de naturaleza electromagnética. Estamos constituidos por un campo magnético que contiene luz visible, e invisible. Somos sistemas de energías en vibración continua; Nuestras moléculas están en constante vibración; nuestros cuerpos crean bandas de energía electromagnética con una determinada amplitud de onda que emite y absorbe información. Todas estas explicaciones científicas nos ayudan a comprender cómo funciona la terapia de color, y Pranadigma en particular.

CROMOTERAPIA

La cromoterapia es una técnica milenaria: las antiguas civilizaciones veneraban la luz y empleaban el color como elemento antidepresivo, regenerativo, estimulante y generador de equilibrio y armonía orgánica. Los antecedentes los encontramos en el Antiguo Egipto, Grecia, China, y la India. Allí se hallaron evidencias de la existencia de pequeñas salas de tratamientos de salud diseñadas con un orificio en el techo para permitir el ingreso de la luz solar (templos de luz y color). Tambíen se sabe que las personas se curaban tomando agua expuesta al sol como medicina natural. Y el hinduísmo, desde sus inicios, vinculó un color armonizador para cada Chakra, que a su vez estaba conectado con órganos y glándulas responsables del funcionamiento armónico del organismo. En todos los casos, no es el color el que cura, sino la energía de la luz manifestada en color la que proporciona la vibración que hace falta para recomponer la salud o potenciar una cualidad.


En la actualidad se sigue aplicando la cromoterapia a tratamientos de salud. Las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información abrieron un nuevo abanico de oportunidades para la terapia del color. Pranadigma es tal vez la propuesta más moderna y vanguardista en materia de cromoterapia, uniendo una técnica milenaria con las oportunidades que ofrecen los dispositivos móviles. Hoy podemos apreciar cómo las clínicas y hospitales de todo el mundo emplean lámpara terapéutica de color o luz solar para sus tratamientos médicos. Otras corrientes de medicina alternativa fomentan la técnica de “respiración de color”; consistente en inspirar proyectando ondas mentales del color sanador sobre la zona afectada por la dolencia.